miércoles, 30 de noviembre de 2016

Nueva Ley General de Asentamientos Humanos

Nueva Ley General de Asentamiento Humanos

El día 29 de noviembre se publicó en el diario oficial de la federación, la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano. Es prácticamente una nueva ley, pues la anterior tenía más 40 años sin actualizarse y por lo tanto era obsoleta.

Esta “nueva” ley va a generar una reformulación de la planeación y el desarrollo urbano, vienen a sentar las bases del derecho a la ciudad para todos los ciudadanos con derecho a la vivienda, a la infraestructura, equipamiento y servicios básicos. Un derecho a la ciudad para mejorar la calidad de vida de las personas que garanticen su bienestar.

Esto traerá la renovación de un marco legal en estas materias, en concurrencia con los tres niveles de gobierno, es decir gobierno federal, estatal y municipal. Como órganos que deben garantizar nuestros derechos a vivir con calidad, a planear las grandes ciudades o zonas conurbadas, protegiendo y facilitando el acceso equitativo a los espacios públicos.

Esta nueva ley promueve la participación ciudadana, sobre todo de grupos vulnerables y que no han sido incluidos anteriormente en la planeación del territorio, impulsa procesos de planeación transparentes y de corresponsabilidad entre los gobiernos y la ciudadanía, para la formulación, seguimiento y evaluación de la política pública en la materia.

Parece pues que es una ley que viene a enmendar varios errores que se han cometido en el crecimiento de las ciudades, y parece también una oportunidad para que los ciudadanos tengamos claro el derecho a la ciudad, desde vivienda, protección y mejoras del espacio público, seguridad urbana, movilidad sustentable, accesibilidad universal, entre otros.

La necesidad de armonizar el marco legal estatal y de los municipios, será una tarea que no sólo corresponda al gobierno, sino que desde los ciudadanos podemos impulsar propuestas que atiendan de manera directa las necesidades de nuestro territorio.

En esta ley se encuentran más especificidades de zonas metropolitanas y desarrollo de conurbaciones, como es el caso ya evidente de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, por lo que bien vale la pena apelar a esta nueva ley para armonizar reglamentos municipales y leyes estatales en concordancia con el territorio.

Esta ley rescata y fortalece los derechos humanos relacionados con el ordenamiento territorial de los asentamientos humanos, el desarrollo urbano y la vivienda. Garantiza el bienestar social y la calidad de vida.

Uno de los salvaguardas para estos derechos que prevé la ley, es la gobernanza metropolitana, mediante mecanismos e instrumentos de carácter obligatorio que aseguren la acción coordinada de los tres órdenes de gobierno y la participación de la sociedad.

Si Usted que me escucha vive en Puerto Vallarta o en Bahía de Banderas, o en otro municipio… esta Ley también es para Usted. Así que como ciudadano de este territorio, acérquese a sus autoridades, pida información pública al respecto y exija que esta ley que es de cobertura nacional, si le cumpla su derecho a la ciudad.





viernes, 25 de noviembre de 2016

La cultura de la transparencia desde los ciudadanos.

Cuentas claras…
Columna en Periódico Tribuna de la Bahía
Puerto Vallarta, Jalisco.
Viernes 25 noviembre, 2016.

La cultura de la transparencia desde los ciudadanos.
Desde 2002, un grupo de organizaciones civiles convergieron frente a una problemática gubernamental; estos ciudadanos se encontraban inquietos ante la búsqueda de la transparencia y el acceso a la información pública.

Su propio ejercicio de trabajo como organizaciones ciudadanas había llevado a que en 2002 se aprobará la ley federal de transparencia y acceso a la  información e, incluso, impulsado la conformación de órganos autónomos para garantizar este derecho, los llamados órganos garantes de la transparencia. En Jalisco Itei, en Nayarit Inay y a nivel Federal ahora se llama Inai.

Y es que la transparencia y el acceso a la información pública, aún ya plasmadas en normatividad, leyes y reglamentos por los gobiernos de los tres niveles y los tres poderes de nuestro país, no han sido propiamente oídos abiertos, mucho menos asumiendo una actitud ciudadana de ser transparentes.
El viejo vicio del control, del poder, de hacer lo que se les da la gana, ha venido imperando por mucho en el sistema de gobierno, aún y a pesar de las leyes y reglamentos en materia de transparencia.

Desde 2002 estas agrupaciones de ciudadanos decidieron conformar un Colectivo al que denominaron Cimtra, esto quiero decir, Ciudadanos por Municipios Transparentes.

En el ánimo de sumar y de volver más obligatorio el cumplimiento de estas leyes en el plano local,  Cimtra elaboró una herramienta de evaluación para los gobiernos locales, es decir, para los municipios. Por lo tanto, Cimtra fue integrando a grupos de ciudadanos en varias regiones y estados del país a fin de poder evaluar a los gobiernos locales.

Esta herramienta de evaluación parte de lo que marca la ley como obligaciones de los municipios de transparentar la información que se elabora o se produce tanto en actos de gobierno, como en procesos de decisiones, trámites, criterios de selección de obras o de implementación de programas sociales, o bien en los aspectos financieros y las formas de ejercer el presupuesto.  Pero además incluye elementos que se consideran información proactiva, la cual busca que los gobiernos locales se exijan un poco más respecto a lo que  marca la ley, brindado información al ciudadano favoreciendo la cultura de la transparencia y la rendición de cuentas.

Es todo un ejercicio ciudadano  que implica conocer la estructura de gobierno del municipio, las atribuciones y funciones de las distintas áreas ejecutivas y operativas, además del manejo de tecnología para poder revisar vía electrónica la disposición de la información por el municipio. Es decir, los ciudadanos que formamos parte de Cimtra, nos capacitamos, actualizamos y nos ponemos al día.

Y pues precisamente el pasado martes y miércoles se realizó el I Semanario y el XI Foro Nacional de Cimtra, en cual nos dimos cita varios ciudadanos de estados como Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Aguascalientes, Puebla, Tlaxcala y dignamente les comento que yo fui en representación del Jalisco y obvio en particular de Puerto Vallarta.

En este evento, además de tener conferencias y paneles con expertos que nos van abordando el tema de manera actualizada, también tuvimos oportunidad de exponer e intercambiar nuestras experiencias y vivencias en cada uno de los municipios que hemos venido evaluando.

En la actualidad, Cimtra es un colectivo de organizaciones ciudadanas, cámaras empresariales, colegio de profesionistas y universidades que se integran en la búsqueda de construir cultura de la transparencia, acceso a la información pública y rendición de cuentas.

Toda una tarea en el nuestro país, pues así como hay funcionarios de oídos sordos y sin actitud hacia la transparencia, también es cierto que hay ciudadanos que no construimos y que fomentamos justamente lo contrario.


Pues bien, un resultado contundente en este Seminario y Foro Nacional de Cimtra es que nuestra labor continúa con más fuerza y orientado hacia los nuevos planteamientos de gobierno abierto, y sobre todo, no sólo ser transparentes sino que los gobiernos rindan cuentas claras. 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Uniendo territorios con una gran rodada

Cuentas claras…
Columna en Periódico Tribuna de la Bahía
Puerto Vallarta, Jalisco.
Viernes 11 noviembre, 2016.

Uniendo territorios con una gran rodada

Ciudadanos ciclistas de Bahía de Banderas y Puerto Vallarta nos muestran con una rodada masiva, la importancia de unir territorios municipales y estatales, para atender demandas sociales. Se trata de pugnar por una cultura vial, en la cual se promueva la movilidad no motorizada, sustentable.

Este domingo 13 de noviembre diversos grupos de ciclistas, sus familias y simpatizantes a partir de las 8.30 am se unirán en Mega Rodada, desde la Plaza Lago Real en Nuevo Vallarta, hasta llegar a Los Arcos del Malecón en Puerto Vallarta.
En esta mega rodada de unidad, levantan la voz y expresan con sus bicis a conductores, choferes de transporte público y peatones, la importancia de una cultura vial que favorezca la movilidad no motorizada.

Con esta rodada se pide también el respecto al 1.50 metro de distancia mínima entre los vehículos y el ciclista, particularmente al rebasar.

En su demanda viene expresada la necesidad de infraestructura y señalética para la implementación de ciclo vías y la conectividad entre estos municipios que favorezca el desplazamiento en bicicleta.

Esta iniciativa de unir el territorio con Mega Rodada, es muy aplaudible, pues  muestra la importancia de establecer la conectividad de ciclo vías, mejorar la infraestructura vial y favorecer la movilidad no motorizada.  

Por otra parte, la promoción de la movilidad sustentable trae en consecuencia un beneficio directo para esta región en su oferta y calidad turística. Muchos destinos de turismo ya se enfocan en realizar acciones para disminuir la contaminación; por lo que esto trae un valor agregado para Puerto Vallarta y Bahía de Banderas.


La movilidad no motorizada es ya una necesidad social y como acabo de señalar también representa un plus al destino turístico. Así que esperemos que en este esfuerzo ciudadano de ciclistas, se escuche le voz no solo de ellos, sino de todos los que compartimos este territorio cotidianamente Puerto Vallarta y Bahía de Banderas. 

viernes, 28 de octubre de 2016

Consulta pública en planes de urbanización, ¿simulación o real práctica de participación ciudadana?

Cuentas claras…
Columna en Periódico Tribuna de la Bahía
Puerto Vallarta, Jalisco.
Viernes 28 octubre, 2016.

Consulta pública en planes de urbanización,
¿simulación o real práctica de participación ciudadana?

La consulta pública es una figura de participación ciudadana que se nos ofrece a la sociedad para opinar sobre los planes de urbanización de la ciudad o de alguna área que se pretenda desarrollar.

Hace algunos días compartía en esta columna que tanto Puerto Vallarta como Bahía de Banderas se encontraban en estos procesos ciudadanos ante sus planes de desarrollo urbano y aquí me voy a permitir presentarles algunas reflexiones.

Los planes de desarrollo urbano son documentos de gran importancia normativa para los municipios, nos ofrecen los lineamientos y criterios para la construcción de vivienda, negocios, escuelas, vialidades, infraestructura, equipamiento, espacios verdes y en general todo lo que podemos encontrar en una ciudad.

Son documentos que tienen gran extensión de hojas con sus anexos y una gama de cartografía o planos en donde se refleja el territorio. Por lo general son planes que se elaboran en cuerpos multidisciplinarios (no siempre lo hacen así) y que toman varios meses hacerlos.

Por lo general, también se contrata a un consultor por parte de los Ayuntamientos para que los planes sean elaborados atendiendo todas las terminaciones legales que se requieren, pues como ya dije, se convierten en documentos normativos de urbanización en un territorio.

Pues bien, con toda esta importancia, más la que falte añadir desde su apreciable opinión, la consulta pública, es decir la opinión de los ciudadanos sobre estos documentos solo se remite a ¡¡30 días!!

Así es, 30 días en los cuales se tiene que conocer estos extensivos documentos, tecnicismos, dimensiones territoriales y conocimiento de leyes y reglamentos para su compresión.

Dígame usted, ¿Si la población en general tendrá las condiciones técnicas y profesionales para opinar, para extender una aportación, para que su voz sea escuchada?

Me parece que es urgente una reforma a la ley para que se ponga en real consideración el valor y la oportunidad de la participación ciudadana. No se vale esta simulación ante documentos de gran importancia para el desarrollo urbano de un municipio.

Además, es urgente un planteamiento de socialización de la información que estos documentos generan, para que cualquier ciudadano pueda comprender de qué se trata, para que todos puedan participar y opinar.

Lo que sucede en la actualidad es que sólo algunos profesionistas comprometidos logran extender su opinión, excluyendo en gran medida a la población directamente implicada en el territorio que se está urbanizando.

Porque además, estas opiniones y trabajo (que realmente es un trabajo arduo comprender y dimensionar estos documentos), se hace de manera voluntaria.

Extender una opinión técnica a estos documentos, es un trabajo netamente por la voluntad de colaborar, de mejorar la planeación urbana, de contribuir a tener mejores lineamientos que garanticen una ciudad armónica para todos, sin pago alguno.

Como se puede ver entonces, la consulta pública en los planes de urbanización así como está actualmente, representan en verdad un ejercicio de simulación de la participación ciudadana.

viernes, 21 de octubre de 2016

¿Burocracia o respeto a la participación ciudadana?

Cuentas claras…
Columna en Periódico Tribuna de la Bahía
Puerto Vallarta, Jalisco.
Viernes 21 octubre, 2016.

¿Burocracia o respeto a la participación ciudadana?

Desde hace algunos años se ha visto que la participación ciudadana es una herramienta para mejorar el desempeño de los gobiernos. Incluso, se han establecido mecanismos precisos que institucionalizan los procesos y las formas en que los ciudadanos podemos participar; esto en particular es algo que no me gusta, pero que entiendo ha sido necesario.

Uno de estos mecanismos son los consejos ciudadanos para atender temáticas específicas de la comunidad y que incluso cuentan con un marco normativo que determina la participación de los que integran dichos consejos.

Hay que recordar también que la participación en los consejos ciudadanos es una tarea voluntaria, una actividad de voluntad ciudadana por el compromiso y por el bienestar de la región. La tarea del gobierno es incluirlos, considerarlos, pedir su opinión y su interacción para resolver o atender los proyectos en mejora de la calidad de vida y el bienestar de la población.

Así que lo menos que podemos pedir los ciudadanos que participamos en este tipo de Consejos, es respeto.

Desde hace varias semanas se ha venido señalando el abandono en que se tienen a todos los consejos ciudadanos y en particular me refiero al Consejo Municipal de Ecología, el cual desde que reinicio actividades en esta administración municipal hace aproximadamente siete meses, no ha vuelto a ser convocado, no se ha presentado un plan de trabajo y tampoco ha sido consultado para los diversos proyectos que se han presentado para el Municipio en el enfoque ambiental.

Todos los proyectos son importantes, todos son urgentes a revisar y a considerar para el bien de Puerto Vallarta. Así que al no sesionar y ante el abandono a este tipo de participación ciudadana, los proyectos y los pendientes se acumulan y sobre todo el tema ambiental se abandona.

Esto no justifica que para convocar y atender estos importantes proyectos, no se sigan los procesos institucionales de la participación ciudadana, convocar con anticipación, establecer una agenda de trabajo, enviar la información previamente para su revisión, integrar aspectos de otras áreas operativas del gobierno municipal y preparar adecuadamente dichas reuniones.

Los ciudadanos merecemos respeto. No queremos burocracia, claro que no!, pero si queremos respeto a nuestro tiempo, a nuestras agendas de trabajo, a nuestras capacidades y conocimientos.

De lo contrario, Señores Funcionarios, esto es una simulación. Un montaje improvisado para acallar a los ciudadanos que hemos venido cuestionando la función del Consejo Municipal de Ecología en tan importantes proyectos para Puerto Vallarta.

No queremos burocracia, queremos respeto y con mucho gusto participamos en estos mecanismos institucionalizados que se han establecido para que la Gobierno y Sociedad interactúen para hacer mejor toma de decisiones.


Quiero señalar que el actual Gobierno de Puerto Vallarta había iniciado con una buena dinámica de poner en marcha varios consejos ciudadanos, que no funcionaron en toda la anterior administración; muchos ciudadanos comentamos lo asertivo de esta decisión y actuación. Sin embargo parece que  echamos campanas al vuelo.

viernes, 14 de octubre de 2016

Innovación y denuncia ciudadana, plataforma protocolo 409

Cuentas claras…
Columna en Periódico Tribuna de la Bahía
Puerto Vallarta, Jalisco.
Viernes 14 octubre, 2016.

Innovación y denuncia ciudadana, plataforma protocolo 409

En un buen ejercicio de gobierno y en un gran esfuerzo, diría yo, el Gobierno de Jalisco promueve un mecanismo de participación ciudadana junto con organismos de la sociedad civil.

Esta por demás decir lo interesante que será conocer la plataforma protocolo 409, considerada como una herramienta de denuncia ciudadana que se nos ofrece para poder denunciar, documentar y castigar, o al menos así eso dice en la invitación que se hace para el lanzamiento de dicha plataforma.

La inauguración de esta plataforma será el próximo 18 de Octubre y será por el propio Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, en la ciudad de Guadalajara.

Para ello, se realizará el Foro de Empoderamiento de la Transparencia mediante la Denuncia Ciudadana, en el cual habrá dos conferencias magistrales, una “Rompiendo la brecha entre el Estado y la Sociedad, y la otra sobre “Corrupción y acceso a la información pública”. Además de un panel de expertos para abordar el tema del “Empoderamiento ciudadano a través de la transparencia y la rendición de cuentas”.

Parece que se nos está ofreciendo un mecanismo de denuncia ciudadana con innovación tecnológica y espero con innovación legal. Me parece que una herramienta ciudadana de esta magnitud podría ser una respuesta al gran sentir de la población sobre la impunidad y los delitos de funcionarios. Podría representar una alternativa para iniciar los lazos de confianza.

Pero ya me conocen… Si la participación ciudadana “oficial” ha sido más de consulta que deliberativa; más en los hechos ya consumados o acordados que en la planeación; más incluso para validar algunas acciones que para proponerlas… pues yo me pregunto…

¿Realmente quieren empoderar a los ciudadanos para la denuncia? ¿Seriamente habrá los mecanismos de seguimiento y legales para proceder contra quien se denuncie? ¿Habrá protección del denunciante?

Bueno, esto hay que esperar a conocer la Plataforma Protocolo 409. Y sobre todo navegar en ella, ver cómo opera y funciona. Si es una herramienta ciudadana, hay que usarla. De eso no me cabe la menor duda.

Lo que sí es cierto también, es que cada vez somos más las personas “incómodas”, las que preguntamos, las que evaluamos, las que señalamos y las opinamos y ofrecemos propuestas de mejores gobiernos.  Así que, a mayor presión de la sociedad más logros podremos tener.


La rendición de cuentas, la transparencia y la información pública, son derechos ganados de los ciudadanos y son obligaciones nuevas de los funcionarios. Entre mayor sea la innovación y los mecanismos para que se cumplan, mejor será para que las cuentas claras nos ofrezcan una mejor sociedad y un mejor gobierno. 

viernes, 7 de octubre de 2016

Desde la rendición de cuentas, pendientes en Puerto Vallarta

Cuentas claras…
Columna en Periódico Tribuna de la Bahía
Puerto Vallarta, Jalisco.
Viernes 07 octubre, 2016.


En la actualidad frecuentemente escuchamos la idea o concepto de rendición de cuentas, es parte de la expresión cotidiana de los gobiernos y políticos. Pareciera ya una aceptación tácita de la democracia. Hasta existen mecanismos, instituciones y dependencias del propio gobierno que encargan de vigilar y de exigir la rendición de cuentas. Sin embargo, en la realidad se observa que incluso la comprensión de rendir cuentas, no queda clara.

La rendición de cuentas conlleva una obligación de informar sobre las acciones y decisiones tanto de los políticos como de los funcionarios, que le secunda la exposición de motivos y argumentos por las que fueron tomadas y quienes las tomaron, es decir, se justifica la información dada. Esto implica también elementos de evaluación y monitoreo. Pero además, la rendición de cuentas incluye la capacidad de sanción si dichas acciones o decisiones no fueron adecuadas; si ante omisiones o errores hay impunidad, entonces la rendición de cuentas es simulada.

Por lo tanto, la rendición de cuentas no es sólo dar o transparentar la información, es también ofrecer respuestas. Es la obligación a responder preguntas incómodas, y a su vez, la oportunidad o el derecho para plantear preguntas así.

La gran mayoría de las veces, los políticos y los funcionarios acotan la rendición de cuentas a la publicación de montón de información, en formatos no legibles, documentos tediosos y/o extensos, en obvia evidencia de su no voluntad por una real y efectiva rendición de cuentas a los ciudadanos.

Muchas veces la información que reciben los ciudadanos no es precisa, ni da confianza o certidumbre. Algunas veces ni se puede leer. Esto genera más inquietud y más ganas de pedir cuentas, no sólo en información, sino también en la argumentación y las sanciones o castigo.

No olvidemos que estas razones generan la misión de la rendición de cuentas, que es reducir el poder las incertidumbres del poder, limitar arbitrariedades de funcionarios y políticos, prevenir y remediar sus abusos, mantener el ejercicio de gobierno dentro de normas y procedimientos preestablecidos y que incluso haya que mejorar.

La rendición de cuentas no es un derecho de petición, es un derecho a la crítica y al diálogo. El diálogo crítico. Donde los actores involucrados se sientan a dialogar y a construir mejores escenarios, a tomar mejores decisiones, a crear un mejor gobierno y a construir un bienestar social.

Así que… pendientes del gobierno de Puerto Vallarta para los ciudadanos que hemos lanzado preguntas incómodas:
·         El informe de entrega – recepción de una administración a otra. El cual, en su versión ejecutiva fue incluso prometida por el propio Alcalde y a la fecha no se conoce.
·         Información sobre los terrenos del Ayuntamiento que se acordaron para venta, desincorporándolos del patrimonio municipal.
·         El monto de la deuda pública y desde la rendición de cuentas, no sólo la cifra sino con quien se tiene la deuda y para que fue contratada. Incluso posibles abonos que ya se hayan realizado.
·         Las luminarias en el centro y malecón de Puerto Vallarta, o el gasto en la red de riego en la avenido Medina Ascencio.
·         La adquisición de maquinaria y asignación de obras públicas, desde la necesidad, el proceso y la aprobación.
·         La justificación de contratos de asesores, su perfil y su desempeño.
·         La seguridad pública, en lo obvio que no se puede informar al detalle por justamente motivos de seguridad, pero si al menos la política y estrategias a implementar.
·         Informe o reporte sobre las omisiones o violaciones tanto de funcionarios del municipio como de ciudadanos, ante la no aplicación o cumplimiento de reglamentos municipales en materia de imagen, construcción y comercio.
·         Por señalar algunas.

Así que estos si pendientes atienden lo criterios de la rendición de cuentas, otra situación sería para Puerto Vallarta. Es más, las preguntas incómodas tendrían respuesta y muy probablemente también se generaría confianza y credibilidad.


Obviamente que hay que asignar la responsabilidad a la autoridad, al gobierno;  como dicen por ahí, alguien tiene que poner orden, pero esto no está peleado con el acto de rendir cuentas, y cuentas claras…